Las zonas de preparación están pensadas y diseñadas para realizar trabajos más completos, pues nos permiten no solo el lijado del vehículo o piezas, sino también el fondeado e incluso el pintado de según qué partes, siendo un elemento muy útil en lo que en los profesionales se denomina reparación rápida, porque permite realizar según qué procesos sin tener que mover los elementos a tratar y pintar.

Estas zonas se componen de tres partes, zona enrejillada, que puede ser a nivel de suelo (con obra civil) o con un basamento metálico de 30 cm. el otro componente es el grupo extractor en seco, que es el encargado de generar la corriente de aire necesaria para el buen funcionamiento y por último el plenum filtrante, que es el que nos permite aportar aire filtrado, para poder hacer los trabajos de acabado.